Escuela de Qumica de UC en tinieblas tras segundo robo de cableado.


El robo de cables es un negocio lucrativo en la Venezuela de los últimos tiempos. El material del cual están hechos (cobre) es muy rentable y por eso es sustraído constantemente de locales y otros establecimientos. Esta vez le tocó a la Universidad de Carabobo, específicamente a la Facultad de Ciencias y Tecnología (Facyt).

El director de la escuela de Química, Arnaldo Armado, dio declaraciones en medio de una oficina sin aire acondicionado y servicio eléctrico. Desde hace tres meses se encuentran en esa situación y en agosto todo se acrecentó.

Dirección de la Escuela de Química. Foto: Armando Díaz.

Los pasillos de la escuela están desolados. Hay unos pocos profesores que ven como cae la lluvia mientras el tiempo pasa con lentitud. No es la primera vez que la facultad es atacada de esa manera. En mayo les ocurrió una situación similar que los dejó nada más con 33% de energía, lo que les permitía utilizar aires acondicionados y computadoras.

Profesores de Facyt muestran uno de los cables cortados. Foto: Armando Díaz

Según el profesor, en esa oportunidad a los vigilantes del recinto los maniataron y luego los antisociales se apoderaron del cableado. Todo ocurrió pasadas las 9:00 p.m.

Armado no logra entender como un equipo de seis personas, cuya labor es vigilar una zona, no pueden ni siquiera dar una voz de alerta. Eso a su juicio sólo se explica con una palabra: “complicidad”. Armado acusa al personal de vigilancia de permitir los robos y de guiar a los delincuentes hasta el lugar en el que se encuentran los materiales.

En esa oportunidad se llevaron cerca de mil metros de cable. En julio, gracias a la insistencia ante las autoridades universitarias, lograron reponer el cableado.

Cables cortados. Foto: Armando Díaz

La escuela de química necesita más de 33% para operar. Un estudiante de esta carrera aprende básicamente en el laboratorio. El experto dice que ese suministro eléctrico es insuficiente para que funcionen estufas, neveras, muflas, extractores.

SEGUNDO ROBO

El segundo robo ocurrió en la segunda semana de agosto. En esa fecha recibió la llamada en la que le notificaban de un nuevo acto delictual, que dejó esta vez sin energía la edificación.

Una de las tanquillas violentadas. Foto: Armando Díaz

La parte nueva que se colocó en julio fue sustraída de las tanquillas que previamente habían soldado para evitar otro robo. Se metieron en el cuarto del tablero y también arrancaron algunos cables.

Tanquilla a la que le reventaron la soldadura. Foto: Armando Díaz.

Los grandes perjudicados por este robo son los estudiantes, quienes no pueden cursar sus materias y actividades de manera natural. Muchos reactivos necesitan mantenerse en una temperatura inferior a los 10° centigrados y con los congeladores dañados los materiales dañan. Conseguir reactivos es imposible en Venezuela y traerlos representa un alto costo.

Por ahora, a la Escuela de Química le queda esperar por la respuesta de las autoridades, mientras la falta de energía para ellos es un problema que se quedará entre los pasillos por un buen tiempo.


Fecha publicación: 13.09.2017

Más info: https://www.el-carabobeno.com/escuela-quimica-uc-t...

Compartir:


Noticias - Universidad de Carabobo